De la tristeza

12 May

Luego de varios intentos, uno se aferra a que todo pasará, que solo bastará llevar a cabo cierto tratamiento, algunas medidas, para tener mejor puntería y en unos meses me convertiré en una embarazada más, tal vez con otras angustias, pero mi realidad es que nunca he pasado más allá del intento.

Eso ha sido, una y otra vez. Algunas veces, lo tomo tranquilamente como parte de un proceso, otras veces pienso que fallé, algo hice mal, algo no contemplé, se me escapó algun detalle, me responsabilizo de que a pesar de llevar al pie de la letra los tratamientos no lo logro concretar y temo al pensar en si un día tendré que desistir de intentarlo. Nada de esto es del todo cierto. No es mi culpa, lo sé. Pero tampoco sé cuánto falta, si es que solo se trata de tiempo, o se acabó mi tiempo.

La fe, la esperanza, la fortaleza. Ojalá las vendieran en cápsulas.

De pronto, cuando más triste me siento, un destello pequeñito de esperanza se va convirtiendo poco a poco en impulsos para seguir. Resisto. Lo intento otra vez.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: