A la mitad

19 May

Nunca presté atención al calendario. Soy pésima para recordar fechas, e intencionadamente le resté importancia a todos esos mesiversarios de loquesea, que suelen efectuar las personas cursis. Que si les miró alguien hace un mes o dos meses y compran el pastel para celebrarlo. Que si les rompieron el corazón hace 21.3 meses, celebran en un ritual luctuoso, para seguir recordándose que hay que perpetuar las fechas.

Solo acostumbro celebrar los cumpleaños, me ayudo de mi agenda electrónica a la que no se le olvida ni un detalle de esos, y me facilita el número telefónico o correo electrónico para enviar mis parabienes.

Pues me llegó el momento de estar pendiente del calendario. Más por obligación que por ganas, inicié elaborando las gráficas de temperatura basal.Grafica de la Temperatura Basal

Mi vida cambió, antes procuraba ir a la visita con el ginecólogo con mi lista de fechas repasadas, a su pregunta obligada del inicio del ciclo anterior, llevaba preparado de antemano la respuesta, que era un ejercicio de memoria atado a si había realizado tal o cual pago, fui a tal o cual exposición, ví tal programa y así daba con el día, porque no prestaba atención, era regular cada 29 días, y eso me bastaba.

Desde hace varios meses cada día es religiosamente anotado. Sé perfectamente que hoy es 19 de Mayo y corre el año 2009, más ubicada en tiempo y espacio no puedo estar. Mi día, mis días han sido ocupados por anotaciones, horarios, calendarios. Sí, eso me entristece, yo que he vivido libre de esas ataduras, incluso hasta hace un par de años vivía completamente feliz sin reloj. Hay días en que siento que estoy esclavizada, sí, en búsqueda de tener un hijo, renuncié a esa libertad de la indiferencia al tiempo, que no es mucha pero es algo. Tampoco es el acabóse, es poco para lo que podría ser capaz de hacer.

Mi realidad actual es que cada día hay pastillas que tomar, y ese horario no lo puedo evitar. Esa realidad también incluye que estoy plenamente consciente de que mi ciclo se divide en dos, teniendo entre ambas a la estrella del espectáculo: la ovulación. No, no descubro el hilo negro, eso lo encuentran en cualquier texto de salud, la primera parte comprende del primer día que inicias a menstruar hasta el día que ovulas y le llaman “folicular”, porque la acción más notable es el crecimiento de los folículos que son los recipientes donde se maduran los óvulos, la segunda parte es la “lútea”, donde el útero está preparado para recibir con los brazos abiertos a un posible huevo fecundado. Si no ocurre que el huevo se fecunde y/o no se implanta en el útero, volvemos al principio.

Eso hace que la primera parte uno sabe que está a punto de tu mejor performance, esperas la ovulación con ansias, eres sensible a un pequeño piquete en el vientre bajo, a la ilusión de imaginar que justo en ese momento se ha liberado un huevo. Trabajo, familia, amigos, son ignorados, nos enfocamos con más ahínco a procurar fecundarlo. En la segunda parte, los intentos son refuerzo psicológico, con pensamientos esperanzadores de por si la ovulación se retrasó, o porque nos damos ánimos y evitar que nuestra vida sexual solo ocurra en función de procrear. Conforme avanzan los días, sé que llegaré al día cero. Intensifico mis actividades recreativas, lucho conmigo misma y no quiero estar pendiente, pero lo estoy, no quiero pensarlo, pero lo hago, evito sentirme culpable por ello. Pero no he encontrado la fórmula para hacerlo bien, y por fin esperar sin pensarlo. Así que como no lo puedo evitar, pues lo pienso, poco, y también procuro pensar en otras cosas, en consentirme, porque la experiencia que me da el llegar siempre al día cero y saber que tengo que volver a empezar, sin afán derrotista, me ha ataviado como con caparazón, porque no quiero caer en depresión. Irremediablemente los días transcurren y nunca sé, no puedo evitar la emoción y el temor, pasará lo de siempre, o al fin llegará la respuesta de que aprobé la primera parte para ser madre. ¡Pongan paja!…, día cero, ahí te voy.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: