¿Cómo escoger una guardería?

8 Jul

En estos días, aparte de cumplir con mis actividades laborales, me he dado a la tarea de recorrer las guarderías cercanas a mi trabajo.

Rebeca, mi hija, todavía no nace y ya le estoy buscando escuela. Se habría destornillado de la risa si hubiera visto a su padre en el fin de semana viendo en internet la escuela trilingüe, y el desaliento que tuvo cuando vió que la edad mínima para aceptarles es alrededor de los 2 años. Todavía nos queda un poco lejos.

En mi caso, al ser profesionista independiente, no cuento con la laureada “incapacidad por maternidad”, así que trabajo hasta que quiera, pero igualmente recibo ingresos mientras trabajo, los descansos van por cuenta de la casa. Lo mismo aplica para mi regreso al trabajo, por lo que planeé descansar 2 semanas previas al nacimiento y 7 semanas posterior al mismo.

Instalada en el papel de madre, se piensan muchas cosas, se escuchan tantas otras. Y no, no me siento culpable por tener que trabajar, y afortunadamente podré pasar 4 días de la semana con mi hija de sol a foco, y la guardería me ayudará para esos 3 días en que trabajaré a tope. Unas cosas por otras.

Empecé así la búsqueda de la guardería en donde podría confiar el cuidado de mi hija por unas horas a la semana.

Como buena madre primeriza, me cuestionaba, ¿qué es lo que estoy buscando?, ¿qué debo preguntar?. Anotaré algunos de los puntos que me parecen imprescindibles.

1. Ubicación.

Yendo por lo más sencillo, primero investigué cuáles quedaban relativamente cerca de mi trabajo. La razón para ello es que ante cualquier eventualidad podré llegar en pocos minutos al lugar.

2. Horarios y costos

Vale la pena cerciorarse de que sean accesibles a las necesidades propias. Habrá gente que trabaje de 8 a 2 de la tarde, en mi caso mi trabajo es predominantemente por las tardes sin horario fijo y mi búsqueda se limitó ante ese detalle. La mayor parte de guarderías no trabajan más allá de las 5 de la tarde. Los costos, no porque lo más caro sea lo mejor, pero igual hay que desconfiar de los precios excesivamente baratos, como de los que resultan un robo en despoblado. Igualmente, tomar un justo medio que no termine uno dando la mayor parte del salario que se percibe, porque en tal caso, nos vamos a la casa y no gasto ni gano un peso.

3. Instalaciones

La visita obligada a las instalaciones. Me topé una guardería, que desde la puerta me sentí incómoda, y hay que confiar en el instinto, tratando de explicar mi rechazo natural, me dí cuenta que carecía de algunas de las características siguientes:

Buena iluminación y ventilación

Áreas bien delimitadas y adecuadas para cada grupo de niños

Pulcritud y organización

Muebles acordes al tamaño y en buen estado

Áreas exteriores

Medidas de seguridad

Un detalle que me parece importante señalar, en esa guardería en especial, insistí mucho para que me mostraran el área donde alojan a los lactantes, y percibía cierta resistencia en quien me atendió, aunque finalmente recorrí todo el establecimiento, me quedé con la sensación de que no habían limpiado la casa justo este día y les caí de visita. Me alegré de no haber pedido cita, así que sumo otro punto:

3. Disposición del personal

Si bien no intentará uno ir a visitarles a media noche por sentido común, es importantísimo que la guardería esté dispuesta a recibir a los padres sin que tengan que “avisarles” y poder percatarse de su funcionamiento. Lo que se ve es lo que nuestros hijos tendrán, así de sencillo.

También es necesario indagar posibles escenarios. La facilidad con que en todo momento los padres puedan informarse sobre el estado de sus hijos, y que igualmente, ante la menor eventualidad no duden en llamar a los padres. Nadie pretende que una guardería sea cuidada por superhéroes, simplemente que no asuman responsabilidades que solo provocarían daños mayores.

4. Capacidad del lugar

No es lo mismo 20 niños que 80, sobre todo si estamos hablando de los mismos metros cuadrados.

¿Cuántos niños atienden actualmente?. Quien responde, como encargado, no debe mostrar titubeo alguno. Es también a mi manera de ver, un indicador de lo involucrados que están con la atención de los niños a su cargo. Así que sonreí complacida, cuando en otra guardería me dijeron la cantidad de niños por grupo de edad, tal vez yo no conozca quienes acudan, pero al mencionar los nombres de cada niño conforme iba explicando las áreas, sentí que ese personal estaba cercano en todo momento a ellos.

Personal/niños a cargo. Es una relación interesante que no hay que pasar por alto, por muy buena voluntad que se tenga, si sobrepasan 6 u 8 niños por cada persona, dudo que el cuidado sea el óptimo. Aprovechar para preguntar la preparación con que cuenta el personal, ciertamente no me interesa un doctorado en puericultura, pero sí que dominen las nociones básicas y sobre todo que cuenten con experiencia laboral.

5. Historia del lugar

Saber cuantos años tiene el establecimiento funcionando puede ser relevante, a favor y en contra, un sitio nuevo puede estar cargado de mobiliario moderno, y personal con muchos bríos, pero sin el respaldo aún de padres que puedan recomendarles. Por el contrario, un sitio con antigüedad corre el riesgo de no renovar sus instalaciones, constantes cambios de personal, aunque acá habrá más de un padre que pueda relatar su experiencia con sus servicios.

6. Reglamentos

Deben ser claros, lo más explícitos posibles, de forma verbal y por escrito para evitar olvidos. Tan importante es quién recibe como a quién se entrega el menor.  Aquí no debe haber flexibilidad, y saber que solo están autorizadas las personas que se haya estipulado previamente.

Aunque parezca muy obvio, el negar el ingreso a los niños cuando cursan por una enfermedad infecciosa jamás lo vería como una incomodidad para mí, sino como una medida de seguridad para evitar contagios recurrentes.  Uso de medicamentos ante padecimientos no infecciosos siempre con receta médica del pediatra del bebé, y que no acepten la buena intención ni de la madre ni de sus comadres.

Alimentación. El manejo de alimentos, si apoyan la lactancia materna, ¿los biberones, papillas, en qué número son necesarios llevar? ¿Cuentan con servicio de cocina?.

Pañales, ¿cuál es la dinámica?, no solo que exista el área específica para el cambio de pañales, sino el surtido de pañales si es por consumo o de forma semanal, quincenal, mensual?.

Bitácora del bebé. Aunque uno espera que les traten bien y coman a sus horas, debe estar por escrito, tanto su comportamiento el tiempo que permaneció en sus instalaciones como sus tomas de leche o alimentos, cambios de pañal, y eventualidades. Así al recogerle, uno podrá estar enterado a detalle de todo lo sucedido en esas horas. Cualquier cambio o inicios de enfermedad no nos tomarán por sorpresa.

7. Recomendaciones de otros padres

Hay que escuchar lo que otros padres tienen que decir del servicio que reciben o han recibido, y tratar de escuchar con sensatez, diferenciar entre señales de alarma y caprichos o chismes. Procurar involucrarse con las actividades del lugar, aprovechar las juntas o reuniones y familiarizarse con otros padres puede ser muy útil, finalmente se comparte el cuidado de los hijos con ellos.

Por lo pronto, parece que encontré el lugar indicado, aunque falta que nos entrevistemos ambos padres y hagamos un recorrido nuevamente, así que tendremos oportunidad de preguntar lo que nos haya faltado. Se aceptan sugerencias.

Anuncios

Una respuesta to “¿Cómo escoger una guardería?”

  1. Nidia julio 8, 2010 a 7:29 pm #

    El feeling de mama es algo que no se puede dejar atras, yo vi 6. Y solo una fue la que me gusto, casualmente fue la que me llamaron inmediatamente al estar aceptada y es donde esta. Cada que voy y veo como reciben a mi niña y como mi niña sonrie quiere creer que las estima.

    Te puedo sugerir lee como estan las politicas del IMSS porque a mi parecer tiene normas excelentes auqneu por obvias razones no puedas ingresarla ahi. Tambien te suguiero (aunque asi debe de ser) estar 2 o 3 dias ahi en el periodo de adaptacion, porque aparte de la bb se adapta uno ve como es el trato, de su sala y de las demas (o por lo menos yo asi lo vi).

    Ah ! y sobre las etiquetas leugo te doy mi tip, soy feliz x que no se me ha perdido nada!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: