Formalmente 4

7 Dic

Se llegó el día, y también la hora.

Mientras esperábamos, durante más de dos horas para pasar a ese cuartito misterioso con el letrero de Vacunas, me dió tiempo de recopilar lo más importante sucedido durante este mes.

No puedo dejar de comentarles, lo mucho que me gusta que mi padre me dé mi beso al despertar, o cuando cree que ya por fin me decidí a dormir en la noche. Tengo que dejar limpia mi imagen. Ante sus ojos, soy la niña más obediente y dulce, y no es momento de contradecirlo. El hombre es un santo. No importa cuán cansado llegue del trabajo siempre tiene una sonrisa para regalarme y en su tono más dulce me dice “gordis” a manera de saludo. De ese mote ya lo hemos comentado en el mes pasado y parece ser que este mes la báscula no me ayuda. Ni como decirle que por más que hago aerobics y he tratado de moderarme en la dieta, mi cuerpo sigue creciendo. Yo creo que mi mamá no me pone ropa favorecedora.

¿Se acuerdan que antes tenía reflujo y me daba por vomitar la leche?. Bueno, me mejoré bastante, lo que es decir, muy recuperadita. Solo que ahora, le hago pasar las de Caín a mi mamá. No sé que signifique pero me lo dice constantemente. Imagino que tendrá que ver con las fiestas navideñas y con los regalos que Santa Claus me tiene preparados por todo lo bien que me porto.

Nadie sabe lo que me pasa con la comida, ni yo misma. Odio y amo mi mamila. A ratos ya no quiero más y la retiro, haciendo uso de mis manos que ya ví que son bastante útiles para seguir mis deseos. Me acercan lo que quiero llevarme a la boca y doy manotazos cuando algo me desagrada. Parece que tendremos una plática al respecto con el pediatra, otra vez. Tengo que preparar mi mirada coqueta, la última vez con una sonrisita que dejé escapar fue suficiente para evitar cualquier regaño de su parte. Los horarios de las tomas más o menos los sigo, porque en esta casa esas costumbres tienen, pero para mí que es alguna especie de software que le ajustan a una desde que está en la fábrica de bebés. Lo que sí, en las cantidades, nunca prometo nada. Lo mismo tengo un poquito de hambre y otras tantas veces, quisiera comerme la vaca entera. Porque las vacas son de leche hasta donde tengo entendido. Así que ocasionalmente, hago correr a mis padres, preparando a toda prisa otras dos onzas más para los tragos del estribo que se me antojan.

Yo digo que todo tiene que ver con los ejercicios a los que me someten, lo que hace que mi cuerpecito no sepa si fabricar más hueso, o más músculo, y me causan el descontrol. O simplemente unos ratos tengo más hambre que en otros.

Les platicaba que estoy adquiriendo destrezas con las manos. Espero muy pronto ya poder escribir en el teclado de la lap de mi mamá. Hasta donde he avanzado ahora es solo a ver la ventanita de conversación con mi tío P. No sé si me alcanzó a ver desde donde estaba, a decir un poco lejos como para evitar que me lastime. Siempre estoy lejos de toda la acción y a veces es muy aburrido.

A mi madre no le puedo contradecir mucho y cuando saca el pretexto de mi seguridad, no tengo más argumentos. Así tengo que aguantarme a salir a la calle en calidad de saco mal amarrado. Menos mal que cuando vamos en coche me ponen música, este mes me ha gustado mucho el violín como instrumento. Otra razón más para que pronto mis manitas se vuelvan más hábiles. Le diré a mi mamá que me busque una clase con ese tal David Garret. Con su pelo muy rubio y facciones varoniles seré la más atenta de la clase.

Como ya se han dado cuenta, platico mucho más. Mis padres no me entienden gran parte de lo que hablo,  aunque lo que les digo es bastante sencillo, ya quiero verlos cuando me agarren enojada y no tenga tiempo para muchas explicaciones. No crean que así de la nada he estado aumentando mi vocabulario. Es un trabajo diario. Practico en mi cuarto, que por cierto ya me está quedando muy chiquito. De repente hasta brinco porque mi madre a quien supongo que estará entretenida en otra cosa, me sobresalta con su voz preguntándome en que estoy. Caray, primero que avise su llegada y no me hable de sopetón, de repente estoy contando cosas íntimas y no es bueno que los padres se enteren de todo lo que una piensa.

En un momento más, viene la rutina del baño, el cual por cierto ya disfruto mucho, incluyendo las salpicadas que “accidentalmente” le doy a mi madre. Me divierte mucho, es muy inocente y piensa que todo es porque ya no quepo bien en la bañera, con tamañas patadotas y chapuzones que doy, más de una vez le he dejado empapada.

Sin duda alguna, cada vez le estoy tomando más gusto a esto de crecer. Por cierto, finalmente pasamos al cuartito misterioso, me dieron dos piquetes y una bebida extraña. No me quedó de otra que llorar, la gente es muy rara, la señorita enfermera que me atendió me estaba sonriendo de lo más amable y arteramente me clavó una aguja en la pierna derecha, no bien iba yo tomando aire para reponerme del pinchazo, cuando me encaja otra aguja más. Me agarraron a traición. Mi madre ni las manos metió, valiente ayuda., es más, hasta empiezo a sospechar que se pone de acuerdo. Al salir del dichoso cuarto tuve que recobrar la compostura, mi madre me daba palabras de aliento, que no anestesian pero se siente bonito que te las digan, pero si algo no me gusta es hacer escenitas en público. Así que tuve que recomponer mi presencia, tomé aire y crucé los pasillos como la más tranquila. Que nadie supiera mi sufrir. Pensaba dar rienda suelta a mi dolor en el coche, pero cuando me acomodó mi madre en mi asiento ya ni me dolía tanto. Lo bueno es que de aquí a Febrero, que es la siguiente cita, todavía falta mucho y yo ya estaré más grande para poder defenderme.

Anuncios

3 comentarios to “Formalmente 4”

  1. Nohemi diciembre 7, 2010 a 8:50 pm #

    cositass!, ya hablas mucho nena, creo que eso lo heredaste de tu mamita,jajjaja ,da gusto leerte y lo mucho que has crecido y tu regalito de mesesario,como dijo tu mamita, es para evitarte muchas vacunas despu,es, besos !

  2. Chuyta diciembre 7, 2010 a 11:27 pm #

    Becky, sé, que tal vez no podrás leer esto, pero con ayuda de tu mami sabrás que eres muy amada en este mundo por tus padres, que para ellos nunca nada será más importante que Tú. Que todos pasamos por esto, pero es la escuela de la vida.
    Sigue tan hermosa como siempre Becky.
    Muuuuuua beso de chocolate para ti

  3. Rosy diciembre 8, 2010 a 5:53 pm #

    jejejejeje eso de recobrar aire, pues es que si te avisan que hay va la otra, ya empiezas a dar de manotazos, dolores necesarios para que nos entiendas

    no cabe duda que estas de unnnnnnnnnnn platicona que Dios padre!!!!, (sinceramente no entiendo de quien lo sacaste)

    me da gusto que sigas creciendo más que bien, aguanta a tu madre, que todo lo hace por tu bien y tu padre que como dices es un santo, sólo sonríele y listo!!!

    te mandamos besitos, y al igual que tu, a tu primo le tocan y seguramente saldra como santo cristo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: