Cuando un tratamiento de fertilidad resulta negativo

15 Feb

Naúfrago

 

 

Yo ya pasé por algunos años situaciones como éstas, aunque felizmente mi historia cuenta con una hija. Pero, en mi paso por diversos consultorios de reproducción asistida, y con casos que he vivido muy cercanos puedo opinar de lo que es tratarse en un país en el que este tipo de medicina no está bien regulada.

No es un capricho el tener hijos. Muchas veces hay problemas orgánicos o funcionales, en algunos todavía se ignoran las causas, porque los conocimientos médicos aún no han llegado a descifrarlo. Así que quien acude a equipos de médicos y profesionales de fertilidad es porque lo necesita.

No son baratos. Tampoco las revisiones y los estudios son agradables o divertidos. Los costos, económico y emocional puede elevarse a cantidades inimaginables.

Pero, hoy lo que me ocupa es la falta de sensibilidad por parte de las personas que deberían estar más enteradas de lo difícil que les resulta a los pacientes o parejas que se ven en la necesidad de ocupar sus servicios.

Existen médicos afamados, y uno piensa que es en base a su tasa de éxitos. El problema acá es que los éxitos son en base a artículos publicados a nivel mundial, pero no necesariamente se refieren al centro de fertilidad que los anuncia. En mi caso, jamás ví una estadística o que me ofrecieran acceso a sus bases de datos numéricos.

Ahora, entre más pacientes vea un médico en fertilidad, es más probable que haya embarazos. Aunque tampoco es lo mismo el número de bebés vivos que se obtendrán.

Por supuesto que ante un embarazo, uno ya no pregunta más. Sucede y da las gracias, crea o no en algun dios, y a los conocimientos y equipo técnico de los médicos que hayan hecho posible el sueño tan anhelado.

En cambio, cuando el resultado es negativo, sucede algo curioso. Las clínicas que se supone cuentan con un equipo multidisciplinario que incluye un departamento de psicología especializado, reaccionan como si el paciente que tuvo un resutado negativo, no debiera cuestionarles. Es decir, son los pacientes quienes corrieron con mala suerte, porque del proceso debe asumirse que no hubo error ni falla, ni protocolos de tratamiento mal desarrollados. Por supuesto, nunca ha ocurrido algun error en el laboratorio de embriología. La más de las veces, cuando un tratamiento de fertilidad no resulta, mencionan que son las células de alguno o ambos miembros de la pareja en cuestión (óvulos, espermatozoides, o embriones) los que no sirven. O fallan porque no responden a su magnífico tratamiento de estimulación que a muchas otras sí les ha funcionado. No hay peor forma de menoscabar a un paciente con problemas de fertilidad que esa.

Sería muy distinto decir, el problema es de tal magnitud, pero podemos hacer esto o aquello, probar tal tratamiento, explicando las posibles soluciones que existen antes de recurrir a una donación de células, que si bien es una posibilidad, no es la única solución. Sin muchas explicaciones de por medio, el paciente solo se siente derrotado, abatido emocionalmente y con una gran cantidad de dinero de menos.

Difícilmente este tipo de centros cuentan con un trabajo de soporte. Iniciando con información verídica y basada en evidencias, es decir en todo el historial clínico, estudios, medicamentos y resultados  antes, durante y después del proceso a la pareja en tratamiento. Si bien la atención deja mucho que desear en el transcurso del tratamiento, es decir, pareciera que una vez depositado el cheque inicial, el paciente es un cliente cautivo y debe soportar lo que sea, así sean casi nulas tanto la información como las explicaciones. Porque ¿qué va a saber el paciente de tan complicados menesteres?. Bueno, muchos pacientes cada vez se van informando más, y la mayoría de personas que acudimos a este tipo de tratamientos leemos lo más posible acerca de problemas parecidos, consultamos a varios especialistas, y tratamos en la medida de nuestras posibilidades de entender lo que ocurre. No debieran, pero subestiman a los que mantienen su negocio:  los pacientes.

En mi caso, muchas de las veces, tuve que sugerir estudios que para alguno de mis médicos en reproducción eran como tirar el dinero porque él ya sabía como iban a salir. Claro con sus ojos de rayos x y mano de escáner. Así por terquedad, gasté más dinero, pero ahorré tiempo, que para mí fue muy valioso.

Creo que es apremiante que tomen en cuenta siempre al paciente. No solo con salas de espera con muebles y cuadros bonitos. Tampoco con servilismos. No, todo se trata de profesionalismo y de respeto.

Si tan complicado es el proceso, igual de dedicadas deberían ser las revisiones de casos, porque atrás de un expediente, siempre hay pacientes, personas que padecen de un problema a la espera de ser resuelto. No solo se trata de si es positivo no hay más qué decir, y de si es negativo echarle la culpa a alguien. He visto casos en los que no obstante no haya funcionado el tratamiento, la pareja queda conforme con el trato, porque saben que su médico dedicó todos sus conocimientos, no una receta de cocina. Porque su médico y su equipo hicieron lo mejor y lucharon al lado de ellos. No hubo mejor confort que sus largas explicaciones médicas en un idioma inteligible a personas comunes. Curiosamente, contrario a lo que piensan el común de médicos en estos centros, cuando un médico menciona sus propias fallas, se agradece la honestidad, y genera confianza. En cambio, cuando no hay explicaciones, genera suspicacias. Encogerse de hombros por parte de un médico en vez de dar una explicación, no solo da pauta al desconcierto y dudas, sino que hasta resulta ofensivo.

Hoy, me motivo a escribir esto, porque una amiga muy querida me ha mostrado una carta de una psicóloga de un centro de reproducción. Dicho mensaje pareciera ser un machote. Listo y dispuesto para el que sea que tenga un tratamiento con resultado negativo. Ni que decir de las faltas de ortografía, que uno duda si la remitente estudió al menos el nivel básico. Nadie le había pedido su apoyo, y dicho apoyo resulta un peso muerto. Todo parece ser la consecuencia lógica luego de que mi amiga les recordó que había solicitado un informe médico sobre el tratamiento que les realizaron, dicha solicitud no fue a raíz del resultado, sino que fue pedida de antemano al inicio del tratamiento. Como toda respuesta, recibió un resumen, lo cual es bastante distinto a lo solicitado que era un informe detallado. Ante su insistencia le enviaron un segundo papel con unas letras más, pero sin firmar. Suponemos que el tercer envío, el “apoyo psicológico” es para tranquilizarla de algo que no le intranquilizaba. Por sí solos viven ella y su pareja un duelo, no tienen problema para aceptar la realidad, difícil pero pueden sobrellevarlo. Así sin más les envían un rollo de perenganita de tal, donde narra su experiencia que nada tiene que ver con el problema de fertilidad que ellos presentan. Ni tampoco ayudan las insistencias a que deleguen, que tomen acción en su vida. ¿Con qué intención?, si la intención ha sido buena, el efecto solo consigue exactamente lo contrario, parece una falta de respeto cuando minimizan el problema que ellos viven, sugiriéndoles lo que deben hacer, de un plumazo los imaginaron haciendo nada de sus vidas, tan solo dedicánsode a  lamerse las heridas y pidiéndoles cuentas a ellos que todo lo han hecho bien., cuando ni siquiera se tomaron el tiempo de conocerlos. Si les conocieran sabrían que las palabras y el contenido empleado no es para ellos.

Con todo eso, personas como mi amiga y yo creemos que muchos de los centros de fertilidad se han dedicado más a la mercadotecnia que al arte y ciencia de tratar problemas de salud. Que faltos de tacto, pero ávidos de dinero, piensan que con hacer un machote de respuestas es suficiente. A quienes les resulta más fácil echarle la culpa al paciente que encontrar soluciones.

Afortunadamente también se les olvida que personas como nosotras sabemos qué médicos no recomendaríamos, y no por el resultado negativo, sino por la falta de atención personalizada y mal manejo de la relación paciente-médico.

Por otro lado, sí existen buenos médicos en reproducción en quiénes apoyarse, no todo es tan malo, pero lamentablemente todavía en estos tiempos son muy pocos. Y aquí recae la responsabilidad que tenemos quienes hemos sido pacientes de este tipo de centros. Al ir informándonos más, exigir un mejor servicio, relacionándose con otras personas que viven lo mismo, haciendo frentes comunes. Todavía falta mucho camino por recorrer, y seguramente en un tiempo futuro muchos de los problemas que ahora resultan muy difíciles, encontrarán un camino menos tortuoso y gente mejor preparada para solucionarlos.

 

 

 

Foto: www.fondosypantallas.com
Anuncios

2 comentarios to “Cuando un tratamiento de fertilidad resulta negativo”

  1. Rosy febrero 15, 2011 a 2:34 pm #

    como dices a veces (mas bien siempre) se agradece el hablar con la verdad, así como dices ya ni le buscas por que sabes que ambas partes hicieron lo que les correspondía, el sentir de tu amiga y yo creo que de cualquier persona ante estas situaciones es de molestia, de incertidumbre y hasta cierto punto ya haces hasta lo imposuble por que te expidan lo que estas pidiendo, por que finalmente no fue de a gratis…

    hoy en día no solo los médicos de este tipo trabajan por $$$$$ y dejan a un lado su profesionalismo, ética, compromiso, pero como dices aún falta mucho que recorrer, esperemos que tu amiga pueda encontrar médicos realmente comprometidos, pero principalmente que llegue el regalo tan anhelado

    a seguir apoyando a tu amiga, tu ya pasaste por esto, y seguramente le sera de mucha ayuda tus consejos y recomendaciones.

  2. ivonne rotter febrero 15, 2011 a 6:29 pm #

    Vaya que es un camino dificil de recorrer, aún cuando en tus manos tienes la razón de la infertilidad y sientes no encotrar el camino….yo también tengo un feliz final con un hijo que me acompaña todos los dias, pero entiendo veo y he vivido muy de cerca esa incertidumbre, que no solo va de la buena o mala mano de malos médicos, si no también de gente que no entiende lo que llaman necedad, y que muchas veces solo dicen traquilizate y lo lograras, solo es cuestion de relajarte. Ojala, como bien dices, este camino tan dificil, sea mejor comprendido por la ciencia, sea más humanizado y menos criticado por el entorno en general. Mis mejores deseos para tu amiga, solo vale ponerse en las manos del más grande, Dios es el único que tiene una respuesta, y sus tiempos no son iguales a los nuestros.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: