Cartas para ti: Mientras dormías

13 Abr

Pasada la media noche, me dispongo a dormir. Ha sido un día agotador.
Cuidarte no entraña mayor dificultad, ya que con el paso de los meses he ido aprendiendo a conocer tus peticiones, que todavía puedo catalogarlas como sencillas y básicas.
Sin embargo, físicamente es más demandante. Conforme pasan los días, tu mundo se ha ido acrecentando, ya no te conformas con estar en un espacio, necesitas indagar nuevos escenarios. Intentas ya gatear pero todavía no controlas ni tu impulso ni tu dirección. Lo que mejor te sale es desplazarte como cangrejo. Te cansas y quieres sentarte, en lo que todavía tengo que ayudarte. Juegas un rato en el centro de entretenimiento. Ignoro cómo pero lograste zafar un artefacto de los que le componen. Cuando ni tu padre ni yo, a la par, armados con pinzas y desarmador lográbamos desmontarlo hace varios meses.

Así trascurren tus días en estos tiempos, despiertas, comes, juegas, comes otra vez, tal vez una pequeña siesta de 10-15 minutos, juegas, juegas, juegas, comes, juegas, juegas, cenas, juegas, tal vez te da más sed y sigues jugando. Todo mundo se empieza a despedir y tus ojitos expresan tus deseos de que nadie abandone la fiesta. Hoy hicimos varios intentos para convencerte de que ya requerías descansar. Tú y todos, incluyéndome.
Te luciste. Yo no sé cómo ni cuando, empezaste a usar tu truco de llanto con tos. Sí has cursado con un poco de tos, pero empiezas a ocupar de forma teatral tus recursos. Tu llanto sin lágrimas, aparatosamente disgustada, y cuando ves que no resulta, sacas de tu manga unos berridos. Con un ojo, de cuando en cuando, revisas la reacción de tus espectadores.
Finalmente, como buena niña, después de un arrullo materno acudiste sonriente de nuevo a tus aposentos. Eres encantadora cuando sonríes, y se agrega a mi mente otra de tantas imágenes que quiero conservar en mi memoria para siempre.
Es cuando pienso que ya me podré dormir, pero el sueño parece ahuyentarse. Así, doy una que otra ronda un par de horas después de que tú ya decidiste dormir. Siempre te encuentro un poco distinta, te recorres a lo largo y ancho de tu cuna conforme pasa la noche. Desde pequeña conservas una característica con las sábanas o cobijas, no te gustan. Las pateas con ambas piernas hasta que te deshaces de ellas. Me causa gracia ver que en cuanto te cubro nuevamente, no reparas en brincar como chapulín volteado. Lo mejor de todo es que ni siquiera tienes que despertar para ello.

Supongo que es un escenario común, el que una mamá vea cómo duerme su hijo(a). Es conmovedor hacerlo. Mientras duermes, pienso en todo lo que deseo para ti, en todo lo que quiero protegerte y en lo que a pesar de mí decidirás para ti. Te veo tan hermosa, y solo puedo esperar que en tu vida sepas rodearte de mucha gente que te ame, de ese amor que te ayuda a sobrellevar cualquier contratiempo.
Tú, ocupada en tus sueños eventualmente sonríes, y yo no puedo hacer algo distinto que corresponderte, porque en algún punto,  también te cuidaré aunque yo esté dormida.

Anuncios

7 comentarios to “Cartas para ti: Mientras dormías”

  1. Claudette abril 13, 2011 a 10:54 am #

    Que más quisieramos que su paso por el mundo fuera suave como sus sabanitas y seguro como los barrotes que circundan su cuna, pero sabemos que el camino en esta vida tiene muchos matices y algunos son un poco grises; asi que lo mejor es por el momento cobijarla con tú amor y formarla para afrontar en su momento aquellos retos y dificultades que se le puedan presentar, asi como que ella sepa distinguir quien puede ser tan suave y seguro que pueda entrar a formar parte en su corazón y en su vida. Por lo pronto no te resta más que velar esos sueños y atesorar sus imagenes, las cuales serán por siempre las únicas que se conserven sin necesidad de ser reveladas, es algo solo tuyo brindado por ella.

    Besos a las dos!!!

  2. Erika abril 13, 2011 a 1:57 pm #

    Wow, tienes toda la razón. Uno los ve dormir y puede quedarse ahí mucho tiempo…y q más quisiera uno, protegerlos vs todo y todos….q su andar x el mundo sea tranquilo y feliz, pero la verdad es q les tocará pasar x momentos buenos y no tan buenos, esperemos q de los no tan buenos aprendan y eso los impulse con más fuerza a continuar caminando por la vida…Dios nos permita verlos crecer muchos años más, cada segundo a su lado son experiencias maravillosas e irrepetibles.

    Saludos

  3. TU NANNY abril 13, 2011 a 3:14 pm #

    Esa pequeña ya va discerniendo entre el bien y el mal jejeje Eso de llorar y aventar miraditas para ver la reacción de sus padres es genial!

    Y bueno mamá, tu ya estás presente en todo momento. Ella es fiel testigo de ello. De que la cuidas? ni dudarlo, ¿que siempre lo harás? amén, de primera mano y reforzada por todos los que te queremos y la queremos.

    Yo a tí te quiero y mucho!

  4. Maye abril 13, 2011 a 4:18 pm #

    Aaaahhhh el leerte me llevò a recuerdos de años atràs, que por momentos se van quedando en el olvido, me refiero a los truquitos del llanto con tos o el llanto sin làgrimas, solo para ver las reacciones de los papàs, de pronto los tenìa olvidados porque mis hijos, ya adolescentes, van buscando nuevos “trucos” con los cuales lograr lo que quieren, es decir, siempre estaràn tratando de medir tus reacciones y conseguir que hagas lo que quieran ellos.
    Y sin dudarlo tambien el sentimiento de cuidarlos, no cansarte de verlos y el desear que su vida sea siempre llena de dichas, serà algo que estarà siempre presente en nuestras vidas y tratar de allanarles el camino por la vida hasta con el pensamiento, no siempre lo lograremos, pero lo que si podemos lograr es que ellos sepan y sientan que siempre seràn queridos.

    Un beso para ustedes.
    =)
    Maye

  5. Ale abril 13, 2011 a 7:07 pm #

    Uff, es que uno podría pasarse la vida viendo a nuestros hijos 🙂 el verlos dormir tranquilos, serenos, saludables, no puede mas que alegrarnos el alma…son de esos momentos que uno espera duren siempre.
    Y sobre los teatritos uuuhhhm vaya, estos niños se las ingenian bien y bonito…ya me imagino a la pequeña Rebeca jeje!
    Un beso para ella :X

  6. Nohemi abril 13, 2011 a 10:19 pm #

    ahhhh, Z, me gustó mucho, no sé, como que me puso sensible, y te imaginé en cada uno de los renglones que describes, me recordaste mucho una canción, no recuerdo si es de Francisco Cespedes, o de quien, se llama princesas, casi dice lo mismo que aqui en tus lineas, la voy a buscar y te la posteo, va?, besos a la hermosa y a ti tmb.

  7. Rosy abril 15, 2011 a 6:08 pm #

    Una raya mas al tigre (imágenes por atesorar). Supongo que es el tan famoso sexto sentido que se desarrolla aún más siendo mamá, lo de los trucos van innovando día a día, me dio risa lo que logro sacar de la cuna y ustedes no pudieron (suele pasar). Y si como bien dices cuidarlos hasta después de la muerte, son lazos que jamás nadie ni nunca los rompera, mientras llegue ese día a seguir disfrutando d sus caras , gestos y carcajadas (que ya te tocaran) mientras duermen, y sus encantadoras sonrisas cuando despiertan, ya para que quiere una mas, sin con eso te los llevas todo el día, mientras llega la hora de volverlos a ver.

    Besos a ambas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: