Gateo

2 Jun

Casi no recuerdo, eso que dice mi madre acerca de mi llanto cada que me ponía boca abajo. Será que fue hace mucho tiempo. Tampoco creo que haya sido tan dramática.  Hasta donde recuerdo, simplemente me la pasaba muy a gusto recostadita en esos cojines, mientras mis padres se desvivían por atenderme. Nadie podrá venir a contarme ya sobre las monarquías.

Pero, hasta la flojera cansa. Mis rutinas de ejercicios fueron aumentando, a pesar de mis reclamos. Con frío, lluvia, sol, temprano y noche. Me movían cual títere, por supuesto que no me gustaba nadita ese trato. Cuando al fin logré sentarme, me regresaban a girar una y otra vez. A estos padres modernos no los entiende nadie. Avanzamos estacionándonos en los ejercicios previos.

Mi madre, es una fiel creyente del gateo. Supongo que será santo de su devoción. Incluso me confeccionó, con ayuda de unos duendes mágicos, una linda colchoneta. Me sirvió de mucho, aprendí muy bien a bajarme de ella, para poder gatear en el piso.
Lejos de frustrarse, mi mamá me dió en posesión una extensa área, del tamaño de una sala. A cambio, procuro mantener limpio todo, aunque mi ropa se vea dañada. En esta casa les gusta la limpieza y no podría hacer algo distinto. Nada más no me pasan la cera para el piso por ser tóxica, afortunadamente.

El caso es que lo he conseguido. Gatear de un lado a otro, no importando que haya obstáculos que sortear. En más de una ocasión he tenido que zafar mis piernas de grandes murallas. He descubierto escondites a los cuales solo yo sé llegar. He de confesarles mi secreto, además del ejercicio diario, jamás lo habría logrado sin todos esos juguetes que me han regalado.

Así que les dejo unas sugerencias de juguetes útiles para la estimulación del gateo a todos los exploradores novatos.

 

 

 

 

 

 

 

Pueden perseguir a esta mariposa, en mi caso, hay una fascinación por tronarle las alas. Si se las detengo empieza a trabarse la música con la que camina, lo cual me divierte muchísimo.

También pueden intentar atrapar a este pequeño perrito que vibra y tiene una colita muy graciosa. Además, sirve  para limpiar y/o rascarme las encías.

O usar el juguete más avanzado tecnológicamente que existe para estimulación del gateo. Funciona con un jardín exterior y viene con muchos repuestos.

Anuncios

3 comentarios to “Gateo”

  1. Nohemi junio 3, 2011 a 9:11 pm #

    preciosa!, ya andás recorriendo toda la casa!, que emoción, ya me imagino a tú mami buscando a ver en que rincón te has metido :D, tú disfruta mientras olvidas ese gateo y empiezas a correr, que luego nadie te detendrá :D,

  2. Rosy junio 6, 2011 a 1:41 pm #

    jajajaja supongo que el juguete sofisticado lo encontramos en todas las casas no?

    me da mucho gusto por tu mami y principalmente por ti que ya tengas un logro mas, tu primo Pablo como en alguna ocasión lo menciono tu mami refiriendose a tí, tu primo es un farsante ya que en tu casa jamás lo he visto gatear mas que arrastrarse de un lado a otro o bien caminar, pero eso sí en la guardería dicen que si gatea y mucho, cuidate te mandamos muchos besitos

  3. La nanny oficial junio 14, 2011 a 6:33 am #

    Muñeca hermosa!!! Dale vuelo a la gateada, recuerda la base de la diversión son los fundamentos así que si te regresan al principio no te preocupes, es para que te des vuelo como nunca… 😀 y los bichos son amigos, no comida! felices gateos!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: