Casas a prueba de niños

15 Sep

Aún no caminas. Recién pasaste el primer año y un mes de vida, y no me es extraño que haya personas que me pregunten si ya lo hiciste, si eres flojita, que si ya habrá bebés que a los 9 meses  ya corren sus primeras olimpiadas. Lo cual me tiene sin cuidado. No caminas pero gateas con gusto y de eso no me preguntan, ni yo tengo el último reporte sobre tu crecimiento a la mano como para repartirlo a quien solo nos saluda. Ya caminarás cuando el gateo te sea insuficiente para recorrer las distancias deseadas y tu cuerpo esté lo suficientemente maduro para hacerlo.

Mientras eso sucede, tu papá y yo nos encontramos ajustando la balanza sobre cuidados y libertades en tus recorridos. Es inevitable que uno piense que esto, aquello y lo de allá también es peligroso, y cuando uno revisa más a fondo, quisiera meterte en una cápsula rodante y con eso evitarte los riesgos potenciales. Pero también, está la otra parte que en tu interior dice, que necesitas conocer tu mundo, y tu mundo no es estar encerrada, ni aislada en una burbuja estéril.
Así va uno, quitando algunas cosas, y haciéndose de la vista gorda con muchas otras.
Somos clientes frecuentes del lavabo, y a ti te encanta el lavado de manos. Aprovechas para hurgar un poquito en las manijas, la coladera, y salpicar para todos lados. Muy propia extiendes la mano recién lavada para que te sea secada con prontitud, luego la otra y ya estás lista para seguir jugando.
Varias veces hemos tenido que ir a quitarte de los botes de basura, donde muy dispuesta te dispones a revisar hasta el último rincón.

Cajoneras, burós, estantes, mesitas, tocador, nada está a salvo de tus inspecciones. Te cuidamos a ti de lo que encuentras  y a todo lo que encuentras de tus manos y dientes.

Ese es tu trabajo, conocer, indagar, buscar tu propio espacio en este mundo. Nosotros vamos a tu lado.

p.d. Hoy por la noche se acostumbra celebrar el grito de Independencia de tu país, México. Por lo mismo he preparado uno de los platos más típicos, un pozole. Quiero que quede documentado para la posteridad que tú no niegas la cruz de tu parroquia, vaya que te encantó tu platito de pozole!.

Anuncios

Una respuesta to “Casas a prueba de niños”

  1. elpezrojo septiembre 15, 2011 a 9:08 pm #

    que padre!!! es una epoca muy bonita cuando empiezan a caminar 🙂 ya para cuando acuerdes estara encima de la mesa.saludos y feliz grito desde mty!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: