Diálogos

18 May

Al fin, empezamos a entenderte.  Porque tú hablas aunque nadie te entienda, consigues lo que quieres en un idioma extraño, una mezcla de mandarín, japonés y ruso. De repente, a fuerza de que nos repites una y otra vez tus palabras, empezamos a captar los mensajes. Ayos, que no deja mucha duda, cuando al mismo tiempo mueves tu manita en señal de “adiós” ha sido de las más fáciles por no decir que sería el colmo no entenderla. Pero te ha dado por juntar palabras, mal hechas, mal dichas, y donde solo tú y tus duendes saben lo que significa. Hoy me percaté que decías aya maiaia, al despedir a tu amiga, casi madre, nuestra asistente, le prometías un “hasta mañana”. Mientras le ayudabas a cerrar la puerta y me pasabas el candado para cerrar el portón. Eso es lo que me asombra de ti, aunque sea lo más común, uno no lo vive de forma tan impresionante hasta que ves todo esos pequeños significados en actividades tan cotidianas. Te comunicas y eres dueña de tu propio espacio y anticipas ya lo que sigue. Suena tan lógico, tan evidente y uno pasa tantas veces ciego ante la maravilla de convivir en tu mundo a través de un lenguaje.

Tu padre y yo, muchas veces quedamos detenidos, intentando hilar lo que nos dices, ante tus ojos hemos de parecer los más lentos en entender las cosas. A enar.. siendo de noche y tú intentando abrir la puerta del refrigerador con tu plato en la mano e indicando con los ojos ehh ahí, vamos!… se tradujo en un lento ahhh! A cenar!!! como si hubiésemos entendido la palabra clave para abrir la cueva de ladrones. Ali babá!
Lo máximo que dijiste  y casi me desmayo al escucharte fue cuando me dijiste de un sopetón “Sopa, más… se acabó”, con toda la intención de que te sirviera más sopa en tu platito, el cual sostenías entre tus manos anhelando, esperando por más comida.
Lo común es que digas muchas palabritas sueltas, ya no sé ni cuáles dices, solo te mencionaré algunas de las más frecuentes:
Picesas, son princesas, evo se convierte en huevo, sopa es todo alimento que pueda uno darte en tu plato, etas a las galletas, escayeya a la escalera, y lo que me ha entretenido últimamente son esa combinación de palabras tan atinadas y convenientes. Se cayó… cuando por efecto de la gravedad, se haya resbalado, caído o lo hayas soltado desde tus manitas, algun objeto se ve impactado contra el piso. Añal, popó, pipí, baño, son bastante claras, aunque el control de esfínteres, todavía va en inicios, avisas ya que hay que cambiarte el pañal.
Empiezas a repetir toda palabra que escuchas, y eso, querida hija, me alegra sin duda,  pero intuyo que habré de pasar uno que otro aprieto en consecuencia.

Anuncios

2 comentarios to “Diálogos”

  1. Tu nanny mayo 18, 2012 a 1:05 am #

    Jajaja la maravilla del lenguaje! Y ahí la lleva! Esa pequeña siempre ha sido muy especial y día a día sigue aumentando ese don!

    Agárrate! Que tienes una periquito en potencia!

  2. Ale mayo 19, 2012 a 6:29 pm #

    😀 felicidades por cada uno de sus logros! Qué bendición tan grande verla crecer.
    Un abrazo!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: