Tag Archives: 4 meses

A fin de año

30 Dic

Hace un año, las fiestas las contemplé desde mi cama, con el miedo agazapado, y al mismo tiempo con una alegría inmensa al saber que al fin venía en camino mi hija. Todo lo sucedido desde entonces, segundo a segundo se convirtieron en una serie de acontecimientos distintos al resto de lo que había vivido. Ahora parece que todo ocurrió en un pestañazo, pero cada instante lo conservo hasta lo más profundo de mi memoria, y no quiero olvidar un solo detalle porque esto es parte de mi historia, de mi familia y de mi vida.

 

Mientras mi hija duerme, no quise pasar de largo la oportunidad de anotar, el día en que intentó sentarse. Me tomó por sorpresa, porque yo lo esperaba en unas semanas más. Desisto de adelantar toda etapa en su desarrollo, porque cada pequeño paso es mejor consolidarlo antes que dejarlo a la deriva. Sus primeros meses serán cruciales. Sus dos primeros años, le marcarán para el resto de su vida.

Con todo, guardé mi emoción y lejos de alentarla a sentarse la puse en posición acostada para rodar, como la más estricta juez en gimnasia la ví sonreír con los movimientos que antes le provocaban llanto e inseguridad, dos vueltas a cada lado y mirando para todos lados, como en su carrusel corporal. No me bastó. Entonces la puse boca abajo, probando su fortaleza construida durante estos  4 meses y medio. Mi pequeña me demostró lo fácil que le es ahora la posición de lagartija platicadora. Para este tiempo, me remordió la conciencia, tal vez le interrumpí en su intento de sentarse. No. Esforzándose y luchando por levantar su barriga, le ví nuevamente intentarlo. Ahora sí le tendí las manos para ayudarla, una vez sentada, su cara de satisfacción, angustia hacia lo desconocido, y risa me lo decían todo. Mamá, pude hacerlo!. Los segundos por los que se mantuvo me fueron eternos. Luego se echó sobre sus espaldas, no se espantó, me dió la impresión que había programado su caída. Nuevamente me tomó de las manos para jalar su cuerpo, y así, otro par de veces más. Entendí el mensaje, agregaremos otras actividades encaminadas en su rutina diaria.

 

Hoy solo fue el principio, faltarán varios meses para que pueda consolidarlo, pero su mundo ha cambiado, y la verticalidad es su nuevo juego.

Pronto, muy pronto prepararemos su primera papilla. Lo cual será un acontecimiento de pipa y guante, sus papás queremos estar presentes y tomarle muchas fotos. No hemos elegido su menú, hemos de escoger una verdura, ¿cuál será la afortunada?. Ahora ya no solo somos entrenadores de gimnasia, sino que también habrá que hacer pininos de nutriólogo infantil.

 

 

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: