Tag Archives: Tos

Tos durante el embarazo

29 Jul

Ya casi en la recta final, empecé con un pequeño cuadro gripal que en una semana se tradujo en una tos constante y molesta, además de dolorosa.

Como muchas otras embarazadas, la sola idea de tomar medicamentos dispara la angustia, porque hay una pregunta recurrente “¿y si le hace daño a mi bebé?. Así, se antoja un remedio casero, que tal vez parezca más inocuo aunque en realidad algunas hierbas resultan mucho más peligrosas que las pastillas envasadas.

Entonces ¿qué hacer?

En primera, dejar de sentirse la mártir de la maternidad y soportar estoicamente un sufrimiento innecesario. Lo más obvio es acudir con el ginecólogo y resolver nuestras dudas. En ocasiones llegan a recetar medicamentos que traen la leyenda o la imagen de que ese medicamento está prohibido en el embarazo, no es del todo cierto. Obviamente en tales casos más vale preguntar de más, el profesional debe explicar el por qué del uso y acción del medicamento, evitando que haya un error o lapsus brutus al momento de escribir la receta. La más de las veces la leyenda en los medicamentos, solo es precautoria, o en ciertas etapas del embarazo el medicamento es totalmente seguro tanto para el bebé como para la mamá, o no hay estudios suficientes ni a favor ni en contra pero el beneficio es mayor al riesgo.

Cabe decir, que hay un problema generalizado, y es que abundan l@s ginecólog@s empíricos, médic@s por vocación y con muy buena intención que se aventuran a recetar remedios y medicamentos sin que se tenga el pleno conocimiento del alcance de esa receta, y el daño que pudieran ocasionar.

En cualquier otra circunstancia, no es recomendable guiarse por el remedio farmacéutico que le funcionó a la vecina, durante el embarazo mucho menos.

Básicamente, mi primera visita con el ginecólogo con mi infección de vías respiratorias se tradujo en recomendaciones generales. Ingerir muchos líquidos, resaltar el consumo de cítricos, descansar, comer y dormir bien. Y esperar a que todo pasara.

Una semana después, ya era necesario el uso de medicamentos para ayudar a mi organismo, menos mal que no me había dado fiebre aún. No puse ninguna resistencia, estaba consciente de que mi médico estaba haciendo lo correcto, de seguirme complicando solo sería en perjuicio de mi pequeña, y mío. A nadie ayudamos aferrándonos a la miel con limón. Luego de la primera toma de medicamentos el cambio se hizo notable, y en pocos días he ido superando el cuadro respiratorio.

Ahora sí, estamos listas para el nacimiento, libres de tos y mocos.

Anuncios
A %d blogueros les gusta esto: